Mis experiencias como Maestrante

Durante mi periodo de estudiante de colegio siempre tuve en mente estudiar fuera del país. Es más, soñaba y me proyectaba como un especialista reconocido de mi ciudad. Al terminar mis estudios de pregrado y dando gracias a Dios; la SENESCYT, conjuntamente con la UPS y el grupo de investigación GIMAT, promovió un programa de becas en el extranjero del cual fui un candidato beneficiado. El trabajo realizado dentro del grupo de investigación, el cual mantiene vínculos sólidos de colaboración con universidades de Europa, facilitó en gran manera que pudiera ser un becario cobijado por dos instituciones.
El solo pensar en estar lejos de mi casa, de mi ciudad, de mi país, fue una idea que por más de una vez la medité. Por un lado, anhelaba cumplir mis sueños; pero a la vez, por mi mente cruzaba la incertidumbre del fracaso, el miedo y la interrogante de lo desconocido. Sin embargo; tomé la decisión que hasta el momento me ha cambiado la vida. Decidí estudiar un postgrado en Ingeniería en Cataluña, España.

Una vez en tierra europea, el cambio de costumbres, alimentación, el modo de ser de las personas, la tecnología; todo era un mundo nuevo. Como usualmente podemos escuchar en los medios de comunicación, el mundo desarrollado. Desde el punto de vista académico, al iniciar mi maestría, parecía que el mundo se me venía encima. Todo lo que me imaginaba se tornó en algo muy complejo. Para empezar, las clases eran complicadas y totalmente diferentes a las que solemos experimentar en Ecuador; la exigencia en términos de entrega de tareas, aún más. Para ser conciso, por más de un momento por mi mente cruzó la idea de volver y dejarlo todo allí. No obstante, estos sentimientos de tristeza, desolación e inseguridad se fueron poco a poco diluyendo, y mis anhelos por volver me fueron eludiendo. Poco a poco las asignaturas se tornaban más llevaderas, el diario vivir en la ciudad me empezaba a agradar, me gustaba el cambio de las estaciones y el aprender tanto de un país que ya ha dejado atrás etapas por las que mi país se encuentra en proceso de experimentar.

Es así que, al final de diciembre del año 2015, estaba totalmente decidido en destacar entre mis compañeros, venidos allí de todo el mundo. Recuerdo compartir salón de clase con turcos, españoles, ingleses, chinos, etc. Para culminar mis estudios realicé una tesis de maestría financiada por la Unión Europea, la cual en nuestros días es tendencia de investigación alrededor del mundo. Mi tutor de monografía me propuso financiarme enteramente mi doctorado y, además, brindarme un rol de trabajo en su departamento de investigación. Pero dentro de mí sentía que mi tiempo en España había terminado y que mi país me llamaba de vuelta con todo el conocimiento adquirido en el viejo continente.

Una vez en Ecuador, sentí que era todo lo que necesitaba: mi familia, mis amigos, mi novia, mi hogar. En la universidad mis compañeros me recibieron cálidamente y la institución me acogió dentro de su planta docente. Rol que me encuentro desempeñando desde inicios del año 2017. El poder ir al aula y ver los rostros de los estudiantes anhelantes de conocimiento es mi energía para dar lo mejor de mí por ellos. Como dijo nuestro patrón Don Bosco “entre ustedes jóvenes, me siento bien”, trato día a día de transmitir a los estudiantes todo lo aprendido en mi experiencia.
Solo puedo decir que la educación es la herramienta que brinda a los futuros profesionales el camino para conseguir el buen vivir.
Moltes gracies per la seva atenció

This post is also available in: Español

About evazquez

Docente de la carrera Ingeniería Mecánica, en la sede Cuenca de la UPS. Doctor en Ciencias Matemáticas.

Comments are closed.